Los precios de los alimentos

Ignacio MEREDIT

El brutal aumento del precio de los productos alimenticios de primera necesidad que se produjo en 2007-2008 incrementó en 100 millones el número de personas que pasaban hambre en el planeta, y afectó principalmente a los países más pobres, como Malaui, Zambia y Zimbabue. No fue un fenómeno casual achacable a los vaivenes del mercado, sino la consecuencia de la irrupción en el ámbito alimentario del capital financiero huido del mercado hipotecario, que buscaba nuevos negocios en donde poder mantener el mismo nivel de beneficios, especulando con el hambre de la humanidad. Sobre ello publicamos este artículo en diciembre de 2008.

south_sudan_malakal_ocha_20Según las estimaciones de la FAO (organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación) entre marzo del 2007 y marzo del 2008 el precio de los cereales aumentó un 88%, el de aceites y grasas un 106% y el de productos lácteos un 48%. Este aumento continuado de los precios de los alimentos provocará que, de no tomarse medidas urgentes, 100 millones de personas se sumarán a los 800 millones que ya se encuentran en una situación de hambre; es decir, de extrema pobreza (menos de un dólar de renta al día). Sin embargo, esta cifra es únicamente una referencia estadística, el problema es mucho más profundo: a esta cifra habrá que añadirle las poblaciones que deberán reducir su dieta alimenticia ya de por sí escasa, las poblaciones que se verán obligadas a disminuir la calidad de los alimentos que podrán adquirir, las poblaciones que deberán renunciar a otros bienes de consumo, también necesarios, etc. A las poblaciones de Asia, África y América Latina, que gastan de promedio entre un 60 y un 80% de su renta en productos alimenticios, cualquier incremento de precios les va a afectar considerablemente.

Para los países desarrollados del centro, salvo para las bolsas cada vez más extensas de pobreza o rentas insuficientes que conviven en su interior, la dimensión del problema es muy diferente. El crecimiento de los precios de los alimentos, junto al de otras materias primas, ha hecho crecer el IPC (5,1 en España, tasa interanual en junio). Mientras el IPC se mantenga tan alto, el Banco Central Europeo no bajará la tasa de interés (más bien se anuncia algún incremento) lo que provocará que el precio de las hipotecas continúe al alza, lo que provocará que aumenten las insolvencias y que no pueda reactivarse el consumo de las familias y del conjunto de la economía.

Según los análisis de la FAO la explosión alcista de los precios de los alimentos está a punto de tocar techo, pero estiman que éstos se mantendrán altos y seguirán incrementándose progresivamente durante el próximo decenio entre un 20 y un 80%.

Sin embargo, estas previsiones, así como la incidencia relativa de cada uno de los factores que intervienen en el alza de los precios de los alimentos o el nivel de penetración del capital financiero especulativo en el comercio de los mismos son sólo estimaciones aproximadas: Aún es pronto para aventurar predicciones sólidas a este respecto.

Lo que ya es perfectamente constatable es que el modelo neoliberal y los intereses del capital financiero están tan presentes en el sector alimentario que hacen inevitable el enfrentamiento entre la «economía global» y uno de los más importantes «derechos globales: una alimentación suficiente». Muy poco se ha hablado en la prensa occidental de enfrentamientos de la policía con manifestantes en Haití, Bangladesh, Costa de Marfil, Mauritania, Níger, Perú, etc., en protesta por el encarecimiento de los precios de la alimentación.

Acumulación de capital financiero en la comercialización de alimentos

No parece que sea casualidad que la percepción que tenemos sobre el aumento de los precios de los alimentos haya surgido a raíz la caída del sector inmobiliario. Es lógico pensar que el capital financiero flotante que ha huido del negocio hipotecario busque un nuevo refugio que le permita mantener las altas tasas de beneficio de las que venía disfrutando. De hecho, es el mismo proceso que se dio anteriormente con el auge y la caída de la bolsa en relación al sector de la nuevas tecnologías.

La entrada masiva de capital financiero en el negocio agrícola no está basada en la inversión real para la expansión de los cultivos, ni en la investigación para promover incrementos de productividad. Se trata de inversiones esencialmente especulativas (en el lenguaje oficial diríamos de intermediación financiera) que buscan beneficios basados en las diferencias temporales de los precios de mercados caracterizados por una demanda creciente y una oferta con progresión limitada. Son capitales que huyen del negocio hipotecario, en busca de mayores rentabilidades.

El instrumento preferido para esta intervención es el de «contratos de futuros», que se negocian en las bolsas organizadas especialmente en Chicago y Nueva York. Un contrato de futuros es un acuerdo en el que una parte se compromete a entregar una mercancía y la otra se compromete a comprarla. En el contrato se fijan cantidades, precio y momento de la entrega. La parte vendedora consigue conocer y garantizar por anticipado cuáles serán sus ingresos futuros y la parte compradora espera obtener unos beneficios con el previsible aumento de los precios, sin necesidad de intervenir en el proceso real de la correspondiente mercancía.

Este proceso está basado en el constante incremento de los precios de la producción agraria, pero, a su vez, es un factor adicional acumulativo de un mayor incremento de precios, tanto por las expectativas de beneficios, como por los propios costes de intermediación que genera.

Aumento de la demanda: biocombustibles. Exceso de consumo de proteínas animales. Países emergentes

Según informes recientes de la OCDE y la FAO la creciente demanda de biocombustibles está incidiendo sustancialmente en los mercados agrícolas mundiales. Aunque no existen todavía cálculos fiables y contrastados, estos organismos estiman que la producción de energía de origen agrario es la responsable del crecimiento de los precios en una proporción de hasta el 30%. Sin embargo, los defensores de estas producciones rebajan esta incidencia hasta el 3%.

Uno de los  principales defensores de la producción de biodiesel, el presidente de Brasil Lula, sostiene que la presión sobre los precios proviene de la utilización de productos, como los cereales y las semillas de aceites vegetales, que se detraen directamente de los stocks destinados a la alimentación. Ello afecta especialmente a la soja, producto esencial en el proceso de alimentación animal. Por el contrario, la opción brasileña de producción de etanol se basa en la caña de azúcar que es un producto directamente alternativo de la alimentación.

En este sentido, Lula habla de biodiesel bueno o malo, pero se equivoca al analizar la repercusión sobre los precios alimenticios únicamente en el aspecto más directo del producto final. Lula se olvida de que el uso alternativo de los terrenos escasos también incide en la sustitución de energía por alimentos, al igual que la creciente desviación de las ayudas estatales desde la producción de alimentos hacia la producción de biodiesel.

El otro polo de la demanda que incide sustancialmente en el incremento de los precios de los alimentos es la tendencia a la sobrealimentación en los países desarrollados (tendencia a la obesidad), que se manifiesta especialmente en el sobre consumo de proteínas animales y lácteos. En su discurso inaugural de la reciente Cumbre de Roma, el Director General de la FAO remarcó que en 2006 el mundo rico dilapidó 100.000 millones de dólares en alimentos y consumió 20.000 millones de dólares en sobrealimentación de los obesos.

Ambos elementos de la demanda tienen en común el mismo producto: la soja. La soja, junto al maíz, el trigo y las oleaginosas, son las principales materias primas agrícolas para la fabricación de pastas, cerveza y, especialmente, para la alimentación animal. La soja, producto que tiene la tasa más alta de conversión de proteínas vegetales en animales, es, a su vez, uno de los principales productos de fabricación de biodiesel en Estados Unidos (la colza en Europa). En este sentido, no es de extrañar que en el crecimiento de los precios de los alimentos en Europa se encuentren en un lugar destacado la leche, los huevos y otros derivados.

Hay, pues, una competencia directa en la política agraria europea entre la energía y la alimentación. Las previsiones son que, tanto Estados Unidos, como Brasil, Europa o China doblen la producción de biodiesel y etanol en los próximos diez años.

Límites de la oferta. Cambio climático. Encarecimiento del petróleo. Urbanización. Falta de inversiones

Ya nadie se atreve a discutir que el cambio climático está modificando sustancialmente la capacidad mundial de producción de alimentos y que los sucesivos episodios del tiempo (sequías, inundaciones, ciclones, etc.) han afectado seriamente durante 2007 las cosechas y por tanto los precios de los principales productos de la alimentación mundial. Estos fenómenos han afectado especialmente a la producción arrocera del sudeste asiático y es unos de los motivos principales del incremento del precio mundial del arroz. Especialmente dramáticas fueron las inundaciones en Bangladesh de 2007 que causaron la destrucción de más de un millón de hectáreas.

Un ejemplo muy cercano de este problema, aunque en una dimensión reducida, lo encontramos en Cataluña. La sequía de esta última primavera ha provocado la pérdida de una gran parte de las cosechas de cereales, que ya no se han podido recuperar a pesar de las cuantiosas lluvias del mes de mayo. La discusión en la prensa catalana sobre si estos fenómenos son fruto del cambio climático global o se deben únicamente a oscilaciones cíclicas de tipo natural están ya totalmente superadas y pueden considerarse como intrascendente. Efectivamente, un fenómeno considerado de manera aislada puede tener su origen en cualquier causa circunstancial o cíclica, pero considerados los fenómenos climáticos conjuntamente en todo el planeta, el cambio se aprecia como absolutamente consistente y continuado.

Otro ejemplo, aún más reciente, lo encontramos en las inundaciones de los estados sureños de Estados Unidos de finales de junio, que han arrasado una de las zonas de mayor producción de cereales, cerca de dos millones de hectáreas.

El petróleo, como otras materias primas, ha entrado también en una espiral de alza de precios, pero es, además, un componente importante en la producción de alimentos a través de los costes del transporte del producto final, del funcionamiento de la maquinaria afecta a la producción, así como, especialmente, como materia prima para la fabricación de fertilizantes y envases. El crecimiento de los precios del petróleo, en parte también de tipo especulativo a través de los contratos de futuro, tiene una incidencia directa y considerable en el precio final de los alimentos. En algunas producciones agrícolas el componente global del petróleo puede representar hasta el 70 u 80% del coste total.

Apropiación de la renta agraria a partir de la modificación genética, vinculada al sistema de patentes y a la acción de los Estados

Dejaremos expresamente al margen de este análisis los aspectos biológicos de los procesos de modificación genética aplicados a la agricultura, ya que para tratar estos aspectos hay gente mucho más cualificada. Los mecanismos de la extensión en la producción de los cultivos genéticamente modificados inciden directamente en la transformación de las relaciones de producción provocando la apropiación por parte de las multinacionales del excedente agrario y expulsando de la producción a multitud de pequeños agricultores.

El sistema de patentes de las semillas modificadas genéticamente es el instrumento de las multinacionales del sector para controlar la producción y para apropiarse de una parte del excedente agrario a través de la fijación monopolista de los precios de las mismas. El pequeño agricultor estaba acostumbrado a tener acceso barato a las semillas convencionales o a utilizar una parte de su cosecha como semillas para la siguiente campaña. Ahora el agricultor necesita comprar las semillas al proveedor para cada campaña y suponiendo, en el mejor de los casos, incrementos de productividad futura, necesita hacer frente a una inversión inicial sin disponer de fondos propios o de créditos apropiados. Muchos Estados de Latinoamérica colaboran con estas multinacionales exigiendo a los agricultores la certificación de las semillas que vayan a utilizar.

A este respecto, está plenamente de actualidad el conflicto del Gobierno argentino con los pequeños y medianos productores de granos, todos ellos con semillas modificadas. El Gobierno ha aumentado las tasas a la exportación, ya que este tipo de cultivos ha pasado a constituir la principal fuente de ingresos fiscales del Estado. Curiosamente, ni los proveedores de semillas (Monsanto), ni las grandes corporaciones exportadoras se han quejado de las nuevas tasas, limitándose a transferir este nuevo coste a los productores individuales, que son los que se han manifestado airadamente, a pesar de no ser directamente los exportadores.

Políticas de cultivos, desmantelamiento de la protección, producción para la exportación

El modelo de desarrollo agrario neoliberal seguido en algo más de estos últimos veinte años años es tan sencillo de entender como nefasto para garantizar la suficiencia alimentaria de la población mundial. Sus reglas son las siguientes:

  • Prohibición absoluta a los sistemas de ayudas a los precios de ciertos alimentos (especialmente el pan) para garantizar un consumo alimentario mínimo para la población. Algunos recordaréis las revueltas populares de hace años en Marruecos y Túnez, por citar solo los ejemplos más cercanos, por el encarecimiento consecuente delos productos básicos para el consumo alimentario.
  • Eliminación de las barreras aduaneras que intentaban garantizar los cultivos de productos que constituían la base de la alimentación local. La eliminación de las cargas arancelarias ha dejado las producciones internas desprotegidas frente a las exportaciones de los países más fuertes que, paradójicamente, han podido penetrar en los mercados locales con precios por debajo de los costes de producción (dumping) al disponer de ayudas a la exportación de los propios gobiernos (Estados Unidos). Un ejemplo de esta práctica es la producción de arroz suficiente para abastecer las necesidades internas de diversos países de Latinoamérica (Haití, Bolivia, etc.), que ahora deben importar el arroz a precios inaccesibles para la población local. Curiosamente, los terrenos bolivianos en los que se cultivaba el arroz son ahora plantaciones de coca.
  • Fomento de los cultivos de exportación para obtener recursos con los que poder hacer frente al pago de la deuda externa. En algunos casos esta opción ha sido adoptada voluntariamente por los Estados y las burguesías locales vinculadas a los consorcios multinacionales de la alimentación, pero en otros casos ha sido impuesta por el FMI como condición para renegociar y aplazar los pagos de la deuda externa. Un tímido intento de respuesta a esta situación ha sido la decisión del Gobierno chino que ha impuesto tasas a la exportación de arroz, para garantizar que este producto permanezca en el mercado interno como base de la alimentación humana.
  • Abandono de las producciones para el autoconsumo y el mercado interno más cercano, bien sea por la sustitución de los terrenos para la producción de bienes de exportación, bien sea por la disminución radical de fondos de la cooperación internacional para desarrollar cultivos base de la alimentación. Es significativo constatar que en la reciente Cumbre de Roma para disminuir los efectos del alza de los precios de los alimentos, la mayoría de los fondos de ayuda comprometidos (incluidos los de España) han sido para paliar el hambre a través de la ayuda alimentaria (productos exportados de los países desarrollados) y muy pocos fondos para desarrollo de la agricultura en los países pobres que les permita producir alimentos para su población.

En resumen, pues, los países más desfavorecidos de Latinoamérica, África y Asia se están convirtiendo cada vez más en exportadores de materias primas (café, cacao, plátanos, flores tropicales y, en el mejor de los casos, cereales)  e importadores  de alimentos; es decir, dependientes de las grandes corporaciones, tanto para la venta de sus productos, como para la compra de alimentos. Las diferencias de precios les son, evidentemente, desfavorables y el riesgo de hambre ante la subida de los precios de los alimentos es muy alto.

En el panorama mundial, resulta absolutamente contradictorio que sean los países más pobres los que cumplan a rajatabla con estas leyes, mientras que los países más ricos se saltan estas exigencias manteniendo ayudas a la agricultura (Estados Unidos, Unión Europea, Canadá, etc.), inclusive, como ya hemos dicho, con ayudas  a la exportación que generan políticas de dumping hacia las producciones de países más pobres, así como políticas proteccionistas que impiden la entrada de productos de países pobres (plátano en Europa). Está claro que el poder, vinculado a los intereses económicos, puede actuar incumpliendo las propias normas que está imponiendo drásticamente a los demás.

A nivel práctico, la diferencia en relación a la adaptación al modelo neoliberal entre unos y otros países está en la deuda externa y la capacidad de generar recursos para las inversiones. Los países «pobres» están obligados a depender del FMI para gestionar su deuda, y del Banco Mundial y las agencias de cooperación para obtener recursos para el desarrollo. Estos organismos funcionan como verdaderos policías del orden económico mundial y los países están obligados a cumplir sus dictados al pie de la letra. Los países «ricos» están, lógicamente, al margen de estas presiones, ya que la dependencia con respecto a estos organismo es muy relativa.

La mayoría de las ONG critican esta desigualdad y, evidentemente, tienen toda la razón. Las dudas se generan si no se continua profundizando en esta crítica a todo el modelo y se pueda deducir que la solución sería la igualdad en el sentido de que los países «ricos» disminuyan o eliminen las ayudas a su agricultura. Aunque se consiguiera este objetivo, la situación no mejoraría sensiblemente, ya que el origen de la desigualdad no está, fundamentalmente, en las ayudas de los países «ricos» a su agricultura, sino en el propio modelo antes descrito.

Según los defensores del neoliberalismo, el mercado es el mejor mecanismo para distribuir los recursos y mejorar la situación de toda la humanidad. Es evidente que, como mínimo en este tema, esta regla no se cumple y la creciente situación de hambre en el mundo así lo confirma. La diferencia con estas concepciones es profunda. No se trata, simplemente, de cambiar algunas reglas: una alimentación suficiente es un derecho básico de todos los pueblos, y tendría que ser también de sus gobiernos, y conseguirla debería estar por encima de cualquier regla económica, y no al revés como ahora sucede.

El desarrollo del mercado interno de alimentos básicos, la defensa contra las agresiones de los mercados externos, el desarrollo de la producción de alimentos al margen de los condicionantes de la deuda externa o de la rentabilidad de las multinacionales, la disponibilidad de tierras para que los propios campesinos puedan producir sus alimentos, etc., son algunas de las políticas que se han venido debatiendo desde 1996 (Cumbre mundial de la Alimentación) y las sucesivas reuniones de Seattle, Génova y Porto Alegre. Estas propuestas se han ido agrupando bajo el concepto de Soberanía Alimentaria, nombre suficientemente gráfico como para deducir cuál es su contenido.

La actualidad de Arthur Lehning

Thom Holterman 

Arthur Lehning

Arthur Lehning

Bakunin is back in town (Bakunin ha vuelto a la ciudad) era el eslogan de un manifiesto que aparecía a menudo en los años setenta del pasado siglo. Lo hallamos también en la sobrecubierta de la antología que editó el anarquista holandés Arthur Lehning, Michel Bakoenin: over anarchisme, staat en dictatuur (1970).

En los años setenta del siglo XX Arthur Lehning (1899-2000) fue objeto de un redescubrimiento en Holanda, y considerando todos los textos aparecidos en Francia en el mismo periodo, me parece que allí sucedió lo mismo.[1] Así, puede decirse que también él is back in town, porque en aquellos años se renovó el interés por las teorías socialistas y por la filosofía social y, por ende, se renovó la atención a sus textos. Junto a las nuevas ediciones aparecían también ediciones «piratas» de sus opúsculos de la década 1930-1940. Sigue leyendo

El papel de la organización en el proyecto libertario

El esquema clásico del programa anarquista –la organización de los trabajadores en sindicatos de clase y la huelga general revolucionaria como método para llegar al comunismo libertario– se podría decir que ya no está en cuestión porque ya son muy pocos los que lo defienden a rajatabla. Sobre la necesidad de modificarlo en mayor o menor medida existen ya pocas dudas, y el debate se centra en qué sentido hacerlo y cómo llevarlo a la práctica.

La propuesta planteada en 2008 de la Federación Anarquista Gaucha (FAG) y la Federación Anarquista Uruguaya (FAU) puso de nuevo sobre la mesa la cuestión ya debatida en numerosas ocasiones sobre la necesidad de una organización política anarquista que, por encima de los movimientos sociales en los que participe, sea capaz de tener una visión global de la sociedad y desarrollar estrategias globales para transformarla.

Pero el debate dista mucho de ser nuevo…

Sigue leyendo

Eutanasia. El derecho a disponer de la propia vida

Alberto GINESTA

El doctor Luis Montes

El término eutanasia procede del griego eu (bien) y thanatos (muerte). Hace referencia a la idea de bien morir, con dignidad y sin sufrimientos inútiles. Recientemente el Congreso ha aprobado un proyecto de ley para regular este derecho largamente esperado y bloqueado sistemáticamente por la Iglesia católica y la derecha política y mediática.

Reproducimos aquí un trabajo publicado en 2009, con ocasión de la miserable campaña orquestada por la miserable Esperanza Aguirre, entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, contra el doctor Montes.


Sigue leyendo

Quico Sabaté. Asesinado en enero de 1960

Este año se conmemoró el 60 aniversario de la muerte de Quico Sabaté. Vamos a recordar los hechos inmediatos a aquel acontecimiento.

Quico Sabaté

A mediados de diciembre de 1959 Quico Sabaté planea su regreso a Barcelona para reanudar la lucha que había iniciado quince años antes. No cuenta con el apoyo de la organización libertaria en el exilio, que hace años decidió abandonar la lucha armada. Tiene 44 años y su salud ya no es lo que era, apenas se ha recuperado de la perforación de estómago que le llevó al quirófano con carácter de urgencia unos meses antes. Se enfrenta a un régimen que se ha consolidado en el interior gracias a una represión implacable y que, gracias al apoyo de Estados Unidos, se ha congraciado con la comunidad internacional. Toda su red de apoyo en el interior está desmantelada, lo que le obligará a empezar de cero. Y, por si todo esto fuera poco, la policía española, que conoce sus intenciones, le espera en la frontera con un formidable despliegue de vigilancia.

Sigue leyendo

El Peri

El pasado 18 de noviembre murió Pedro Guirao, más conocido como Periconti o, simplemente, Peri.

Peri.1Conocí al Peri a mediados de los años noventa. Si no recuerdo mal, en 1995. En ese año, una serie de grupos ­–seis para ser precisos– que nos dedicábamos a diferentes tareas nos reunimos para iniciar un proyecto, novedoso en aquel momento: crear un local en el que, por su tamaño y condiciones, pudiéramos, además de desarrollar nuestra trabajo habitual, albergar actividades de otros grupos u organizaciones. En el proyecto nos volcamos el Consejo de Redacción de Polémica, junto con el Ateneu Llibertari de Poble Sec, el archivo Biografic, La Petra –un estudio de diseño–, una gente que se hacía llamar La Canalla y quería montar una especie de guardería infantil cuya naturaleza y finalidad reconozco que nunca llegué a entender, y el grupo del Peri, que pensaba montar un «estudio audiovisual». Hay que decir que el tal estudio no llegaron a montarlo nunca, pero tuvieron la delicadeza de esperar a que el local estuviera listo y el proyecto en marcha para decidir abandonar su propósito. Sigue leyendo

Los padres de la patria y su té. Crónica del Tea Party

Yago VARELA HERRERA

1288359869_0

David y Charles Koch

En algún punto del periodo que va desde los padres fundadores, que se arrogaban la libertad de matar a los que carecieran de un título de propiedad, y la actualidad, en la que sus herederos políticos luchan contra los derechos sociales, aparecen los hermanos Koch y su conglomerado político-empresarial: el Kochtópodo. Toda su gloria y grandeza proviene de su táctica principal: cuando corren ríos de sangre en las calles, se apresuran a hacerse con el mayor dinero posible. Andando, eso sí, de puntillas para, en la medida de lo posible, evitar mancharse demasiado. Sigue leyendo

Piotr Kropotkin. El paje del Zar que se convirtió en anarquista

James JOLL

Kropotkin con el uniforme del Cuerpo de Pajes del zar

Kropotkin había nacido en 1842 en el seno de una de lasfamilias más rancias de la nobleza rusa. Ya desde niño demostró particularesaptitudes para la literatura y la especulación intelectual. En sus Memorias de un Revolucionario ofrece unavívida y singular descripción de la conversación que una tarde tuvo con suhermano, quien se había escapado de la Escuela Militar para ir a verle;estuvieron juntos hasta medianoche, «charlando sobre la nebulosa y la hipótesisde Laplace, la estructura de la materia, las luchas del papado con el poderimperial bajo Bonifacio VIII y sobre otras muchas cosas». No obstante,Kropotkin recibió una educación sumamente rígida, pasando a formar parte,personalmente recomendado por el zar Nicolás I, del Cuerpo de Pajes, lo que seconsideraba un privilegio. Pero no tardó en rebelarse contra la disciplina ylos convencionalismos de la vida cortesana, solicitando, con gran pesar porparte de su familia, que se le destinase a un regimiento destacado en Siberia,donde con tiempo sobrado para leer y meditar empezó a considerar los problemassociales y filosóficos. Leyó a Proudhon y se interesó vivamente en los temas dela reforma carcelaria. Al mismo tiempo, sacó partido de su permanencia en unaremota zona del Asia central para convertirse en un geógrafo y austeroexplorador científico. Sus muchas lecturas, su actividad científica y suexperiencia –que debía al hecho de ser miembro del cuerpo de los grandeshacendados– en los problemas agrarios de los días de la emancipación de lossiervos, así como la ira que suscitó en él el trato dispensado a losprisioneros polacos tras la revuelta de 1863, contribuyeron a reforzar laindependencia de su carácter, encaminándole por los cauces del radicalismopolítico.

Sigue leyendo

La obediencia

Félix CARRASQUER

Carrasquer_Felix_annees_1980

Félix Carrasquer

Solemos suponer que el concepto antitético de la libertad es la tiranía, lo que no es descabellado, pero no podría haber tiranía ni autoridad en su amplísima gama sin la actitud resignada de obediencia. Obedecer no es solamente actuar al dictado de otro; implica además renunciar de la propia iniciativa y un sometimiento que nos acostumbra a la pereza mental y a un cierto grado de amorfismo, en consecuencia. Analizado el hábito de obedecer desde esta perspectiva se nos presenta como un ademán de funestísimas consecuencias, puesto que hace al sujeto siervo de una voluntad ajena en lamentable detrimento de la formación de su propia personalidad.

Sin embargo, se nos dirá: ¿Los que no obedecen, en la infancia muy especialmente, no acabarán siendo unos díscolos o inadaptados? Desgraciadamente así piensan demasiadas personas moldeadas por la costumbre y el autoritarismo imperante. Si obedecer implica sumisión y actuar sin intervención del yo inteligente, las actividades o gestos del sujeto son meramente automáticos, y exentos, por ello, de la motivación que estimula y les proporciona interés. Y si obedecer dificulta la estructuración de la personalidad y hace al individuo proclive a la indiferencia y la pereza, la obediencia será mucho más nociva para los jóvenes que están en el delicado período de organizar su mente y vitalizar su sentido crítico, que es lo más valioso que los seres humanos atesoramos para distinguir lo conveniente de lo morboso y lo exacto de lo erróneo. Nunca es beneficioso obedecer; pero cuando el sometimiento hace más daño es durante la infancia. Sigue leyendo

El mutualismo como iniciación al anarquismo

Víctor GARCÍA

Proudhon

Proudhon

En su pesimista, pero bien documentada obra, George Woodcock1 señala que el Marqués de Condorcet «ya adelantó, cuando se ocultaba de los jacobinos, la idea de mutualidad, que habría sido uno de los dos pilares en que se asentó el anarquismo proudhoniano». El otro fue el federalismo.

Puede que para su idea fundamental, Proudhon, se basara en las enseñanzas del científico francés que fue víctima de la Revolución de 1789, pero parece mucho más probable que lo hiciera en lo que aprendió de los obreros de Lyon, con quienes convivió durante una fase larga de su vida y que le facilitaron todo el material que nuestro filósofo precisaría para la estructura de su idea matriz.

A su vez, el mutualismo no tiene su origen en Lyon sino en Rouen, como muy sesudamente fue estudiado por Fernand Rude en Le Role de P. Charnier, fondateur du Mutualisme a Rouen y en Le Mouvement ouvrier a Lyon de 1827 a 18322 y de él arranca el movimiento sindicalista francés, mayormente organizado con un sorprendente anonimato a pesar de que destacaron figuras como las de Charnier, Bernard, Bouvery entre otras. Sigue leyendo

Un manifiesto socialista

Erich FROMM

Erich_Fromm_1974

Erich Fromm

Erich FROMM, psicoanalista americano de origen alemán, nacido en Fráncfort del Mein (1900-1980). Psicoanalista en el Instituto de Berlín, colaboró en la década de 1930 en los trabajos de la Escuela de Fráncfort, y con la llegada del nazismo emigró a Estados Unidos, donde enseñó en varias universidades, dando una amplitud al psicoanálisis que no tenía. Entre sus obras destacan El miedo a la libertad (1941, una de sus obras fundamentales), La condición humana actual, Humanismo socialista, ¿Podrá sobrevivir el hombre?, Y seréis como dioses, El arte de amar, El dogma de Cristo, La crisis del psicoanálisis.

Aun cuando el curso de los actuales acontecimientos no discurre por esas coordenadas de mutua cooperación, libertad y respeto que el autor ofrecía en sus certeras reflexiones, resulta oportuno recordar en estas páginas este llamado «Manifiesto socialista», seguros de que todavía encontrará eco en esta sociedad que sigue padeciendo hambre y sed de justicia. Sigue leyendo

Poderes y cultura: instituciones y creación

Francisco CARRASQUER

Si en principio nos parecen dos conceptos incompatibles, para demostrarlo palmariamente, bien podríamos empezar partiendo de la contradicción que entraña el término «instituciones culturales». De momento es un hecho que estamos invadidos y, por lo tanto, empapados por esa expresión ubicua y omnipresente como Dios, y así no hay hora del día y de la noche que no nos asalte con una u otra institución cultural, ya sea de alcance local, regional o nacional, ya por vía de la tele, de la radio, de la prensa, de la publicidad en la calle, en los tablones de anuncios y periódicos murales que cuelgan en los vestíbulos de escuelas, iglesias, academias, universidades, ateneos, bibliotecas, sociedades recreativas y comercios en general. Sigue leyendo

Sanidad, asistencia social y eugenesia en la Revolución española

Félix MARTÍ IBÁÑEZ

martiibanyez01

Félix Martí

Creo de interés para mis fraternales lectores de ESTUDIOS, ofrecerles una breve reseña de lo que en sanidad, asistencia social y eugenesia hemos realizado en Cataluña en los meses que lleva la CNT en el Consejo de Gobierno, bajo las orientaciones de mi admirado compañero Dionysios, que tan espléndidamente inició estas tareas, y Pedro Herrera, que tan entusiásticamente las continúa. Ofrendo este artículo a la ministro de Sanidad de la República, Federica Montseny, nuestra infatigable compañera y luchadora, de cuya inteligente y entusiasta actuación surgirá una sanidad y asistencia social henchidas de humanismo y sentido revolucionario.

Dr. F. MARTÍ IBÁÑEZ. Director General de Sanidad y Asistencia Social de Cataluña. Subsecretario de Sanidad de la República. (De Estudios, n.º 160, Valencia, enero 1937)

Sigue leyendo

Miguel Labordeta. Ciudadano del mundo

Francisco CARRASQUER

MIGUEL_LABORDETA

Miguel Labordeta

Este verano [de 1989] se han cumplido los 20 años de la muerte de Miguel Labordeta (Zaragoza, 16-7-1921 – Íd. l-8-1969). Y como la crítica ha sido un poco injusta con este singular poeta, a pesar de haber sido uno de nuestros más originales vates superrealistas de la posguerra, queremos reivindicar su memoria en este rincón, sin alharacas ni campanas de oficio.

Labordeta (¡cuidado, que hablamos de Miguel, el mayor, y no del menor, 14 años más joven y cantautor) ha tenido en contra para su merecida fama el haberse mantenido en aquella enorme contradicción de su Oficina Poética Internacional sin apenas salir de Zaragoza, o sea, en una caja provinciana sin resonancias. Una de las primeras campanadas de palinodia y puesta en valor me consta que la dio José Batlló en el prólogo a su antología Nueva Poesía Española (Barcelona, 1966 y La Habana, 1968), donde reivindica el derecho de Miguel Labordeta a figurar entre los más señeros innovadores de la poesía española de posguerra. También le perjudicó, en ese mismo sentido de quedarse arrumbado, el hecho de haber publicado mal y con censura, así como el haber muerto tan tempranamente (a los 48 años) cuando aún es taba a media carrera de su órbita poetizante y ya en puertas de ser más conocido y reconocido en el país. Sigue leyendo

Buenaventura Durruti o el heroísmo bien entendido

Felipe ALÁIZ

durruti3

Durruti

A veces la simpatía por Durruti llegó a regiones de fervor religioso y de mística sentimental. El culto a los héroes es tan viejo como el mundo. Carlyle le dio significación porque, en su época, el culto a los héroes no era el culto plural y anónimo de ahora. Hoy, en la inmediación de Durruti y en la lejanía espacial de sus años y de los nuestros, vemos millones de héroes. Y una fuerte impulsión nos acerca a su sacrificio total, a su vida malograda y a su tránsito, pero nos aleja de cualquier personalización mística, de cualquier deificación.

El culto al héroe habría de consistir en darle amplitud. Entre los muertos por una noble causa no puede separarse a uno solo. De la misma manera que los héroes eran poco numerosos en los tiempos de Carlyle, poco numerosos desde el punto de vista de la vida entregada por los demás, hoy forman legión. Su número, después de las hecatombes de estos últimos tiempos, sobrepasa el censo total de los ejércitos de Napoleón y de sus enemigos en mar y tierra. Es imposible que a tantos millones de víctimas los represente una sola víctima. En cambio, la totalidad de sacrificados representa cumplidamente al sacrificado personal por singular que sea. Incluso la opinión se polariza a veces desde 1918 en el soldado desconocido y no en tal o cual combatiente. Podemos separar de ese culto al soldado desconocido lo que tiene de religión y hasta darle el significado diferencial concreto que difiere de otros sacrificios anónimos. Podemos dar al anónimo social combatiente todas las variantes que tiene y que no son pocas. Lo que no podemos hacer es cultivar la magia creyendo que un solo hombre, sea quien sea, puede compensar con heroísmo ni con nada la insuficiencia combativa procurada por la falta de asistencia en las alturas. Sigue leyendo

Populismo, obrerismo y fascismo en Brasil y Argentina

Ángel J. CAPPELLETTI

Getúlio_Vargas

Getúlio Vargas

La ideología revolucionaria, radicalmente contraria al capitalismo y al Estado, definidamente antimilitarista y anticlerical, que impregnaba al movimiento obrero brasileño y a la COB (Confederación Obrera Brasileña)1 en 1912, aguzó el ingenio de la burguesía y de los gobernantes. Convencidos de que la represión, por más que se extendiera y agudizara, resultaba insuficiente para detener la ola subversiva, se dedicaron a buscar nuevos métodos neutralizadores. Advirtieron que debían desechar (o guardar para casos extremos) la violencia policial y militar. Se dieron cuenta de que para conservar lo esencial del orden burgués debían ceder en todo lo que fuera accesorio. Más aún, entendieron que era necesario cambiar muchas cosas para que no cambiara lo fundamental: la estructura de clases, el poder del dinero, la coacción estatal, los privilegios de la burguesía, el «status» privilegiado del ejército y la Iglesia. Sigue leyendo

Una nueva moral sexual como base de las conquistas revolucionarias

Félix MARTÍ IBÁÑEZ

amorenguerraFélix Martí Ibáñez, (25/12/1911 – 24/41972)​ fue un médico psiquiatra cuya filiación anarquista le llevó a asumir la responsabilidad de la sanidad en la Columna Durruti y fue subsecretario de Sanidad del gobierno de la II República y director general de Sanidad y Asistencia Social de la Generalidad de Cataluña.

La Revolución española no solamente ha representado una trepidación social que conmoverá durante mucho tiempo todas las columnas que sustentan la actual Historia Universal, sino también un tránsito cronológico tan rápido a nuevas ordenaciones sociales, que precisa revisar todos nuestros antiguos conceptos para adaptarlos al mundo de hoy en que habitamos. La moral sexual es acaso el aspecto que más urgentemente reclama una revisión a la luz de las estrellas revolucionarias.

Ideológicamente, ya tenía el proletariado una orientación precisa en cuanto a su actividad sexual. Una sólida preparación teórica en todos los órdenes. Pero hoy, que hemos visto desmoronarse tantas convicciones al roce de la áspera realidad, precisa volver a corregir la brújula revolucionaria, para que señale siempre el norte de una actuación clara y definida. Y ese es nuestro problema actual. Sigue leyendo

Fragmentos de la historia del anarquismo en los Balcanes

Trivo INDIC

175492863-38811882

Atentado en Sarajevo

Las ideas libertarias entran en tierras yugoslavas en la segunda mitad del siglo XIX, llevadas por los yugoslavos que trabajaban o estudiaban en varios países en los que se había desarrollado ya el movimiento obrero. Uno de los primeros que abrazó las ideas de Proudhon fue el socialista serbio, Zivojin Zujovié (1838-1870), durante sus estudios de Derecho y de Economía en Múnich y Zúrich. Actuó como el primer socialista en Serbia y fue maestro de Svetozar Markovié (1846-1875), organizador y teórico del movimiento obrero serbio.

En aquella época hubo en Suiza una numerosa colonia de estudiantes eslavos del Sur, que mantenían contactos con Bakunin y la Sección Eslava de la Federación Jurasiana. Entre ellos, estaban Jovan Zujovit, Manojlo Hrvaéanin, Pera Todorovié y otros. A primeros de julio de 1872, en Zúrich tuvo lugar el Congreso de los socialistas serbios, con la presencia de Bakunin, siendo aprobado el programa del Partido Socialista Serbio. Sigue leyendo

La socialización de la medicina en la II República

Félix MARTÍ IBÁÑEZ

Este artículo apareció por primera vez en la revista Tiempos Nuevos, en enero de 1937. Su autor, Félix Martí Ibáñez, (25/12/1911 – 24/41972)​ fue un médico psiquiatra cuya filiación anarquista le llevó a asumir la responsabilidad de la sanidad en la Columna Durruti y fue subsecretario de Sanidad del gobierno de la II República y director general de Sanidad y Asistencia Social de la Generalidad de Cataluña.

martiibanyez01

Félix Martí

No existe otra salida del caos en el cual hasta hoy vivió sumida la Medicina que la socialización de la misma. Y hacía ya tiempo que, como un ideal utópico, flameaba sobre las cabezas de los artífices de la Medicina la imagen del día en el cual, socializada la Sanidad, pudiese el profesional vivir liberado de las amarguras que aquélla le ocasionaba.

En 1882, Stein ensoñaba con hacer independiente la protección de la salud popular de la falta de recursos económicos. Lo cual entonces, en la época de puritanismo imperante, suscitó una polvareda pasional que ahogó el noble clamor de Stein.

Revisemos previamente, de modo sintético, cuantos tímidos tanteos de socialización de la Medicina se han verificado hasta el momento presente. Sigue leyendo

Francisco Ferrer Guardia, representante del 98

Diego ABAD DE SANTILLÁN

Ferrer detingutFrancisco Ferrer Guardia, propulsor de la educación popular laica, no es un acontecimiento aislado y único en España. La necesidad de escuelas era tal y la desidia de las clases gobernantes tan grande que no hay que asombrarse de la existencia de voces reclamando remedio a ese mal. A mediados del siglo XIX, Ignacio Cervera, republicano activo, con tintes de fourierismo, instaló en Madrid una escuela para obreros e hijos de obreros. Su dedicación a la enseñanza no le impidió participar en cuanta conspiración antimonárquica se presentaba y la cárcel solía ser una de sus residencias habituales. En su escuela dieron lecciones los hombres más dinámicos y avanzados de su tiempo, los Sixto Cámara, Ordaz Avecilla, Pi i Margall. Sigue leyendo